Información para toma de decisiones

Información para toma de decisiones

Edición 1958

Primera edición de la Guía de la Industria® Química

En 1956, un visionario, el ingeniero César Macazaga y Ordoño, creó la Guía de la Industria Química, y desde aquella época los industriales de la química supieron dónde anunciar sus productos; y los consumidores, a través de cuáles empresas adquirirlos.

Aunque la editorial no ha vendido ni un sólo gramo de producto químico alguno, ha propiciado la venta de millones de toneladas mediante nuestros proveedores anunciantes.

Ver el documento completo

Editorial 1958

¿Qué ocurriría si en una ciudad cualquiera de la República, con una red telefónica de importancia, se dejase de editar el correspondiente directorio?

En el ambiente privado el teléfono caería automáticamente en la categoría de los artículos de poco valor, ya que sólo serviría para llamar a los que se conoce, independientemente de que sea o no necesario.

Pero, en el ambiente público la situación sería verdaderamente grave; no sólo no podrían obtenerse esos números urgentes que a veces se necesitan, sino que no se sabría de proveedores ni de aquellos a quienes se debe o se quiere proveer. Se viviría en un aislamiento mitigado sólo por el esfuerzo personal de mantener y aumentar una lista de los números que se van conociendo en el trato diario.

Esta situación de semiaislamiento reina en la industria química de nuestro país. No hay listas o catálogos de productos e industrias para facilitar la comunicación y el contacto rápido entre la oferta y la demanda. Abundan, eso sí, los ficheros, los cajones llenos de cartas y los archivos con notas de pedidos que se fueron haciendo con el tiempo. Así, cuando alguien busca una información en este sentido, debe recurrir a los buenos oficios de una secretaria eficiente, a alguna que otra publicación periódica, y más que nada, a la suerte de que se le cruce en el camino lo que necesita.

¿No sería mucho más fácil publicar anualmente una Guía de la Industria Química con datos actualizados y con listas clasificadas de productos? Entonces bastaría con hojear unas pocas páginas para saber sin lugar a dudas si lo que se necesita se puede adquirir directamente en el país

La Guía de la Industria Química, además de llenar una necesidad imperiosa contribuiría a sostener el avance de nuestra industria.